El sentido del olfato

En el masaje erótico, el sentido del olfato es uno de los elementos claves para estimular tanto el placer como la relajación. Aunque el afrodisíaco más creativo esté en la mente, su poder se incrementa y estimula también con el olfato. Existen diferentes olores que tienen la función de enviar estímulos a nuestro cerebro e incitar tanto al receptor como a nuestras masajistas eróticas. Masajes Hotel te ofrece la posibilidad de escoger tu ambiente ideal y preparar la aromaterapia que sea más cómoda y sensual para ti.

Son varios los ingredientes necesarios para crear el ambiente perfecto en un encuentro erótico: música relajante, luces tenues, etc., sin olvidar la fragancia que consiga que los usuarios estén relajados y con la más alta predisposición al masaje erótico. El aroma escogido actuará en tu cerebro y, junto con las expertas manos de nuestras masajistas, creará en ti sensaciones difíciles de controlar. Pero, ¿cuáles son los olores más estimulantes y poderosos?

El Jazmín es perfecto para la ocasión. Su olor intenso y persistente, además de su toque de dulzura, produce un efecto relajante, capaz de potenciar un erotismo inolvidable. Según expertos en aromaterapia, es el olor más femenino, el que más puede atraer a un hombre. A través del Jazmín se despertará en ti el lado más tierno, sensible y a la vez sensual.

Por su lado, el Jengibre saca a flote la parte más salvaje de los usuarios. Su olor fuerte y de potente con su efecto estimulante, eleva tanto tu temperatura corporal como la de nuestra masajista erótica. Combinado con aromas más suaves, se consigue un contraste de sensaciones inigualable, produciendo excitación extrema en algunos momentos y relajación absoluta en otros.

En ocasiones puede ser difícil llegar a la relajación absoluta. Barreras y prejuicios se apoderan de nosotros, provocando una sensación de incomodidad ante la masajista erótica. El Sándalo, originario de la India, contribuye a la atracción de energías positivas, generando equilibrio espiritual. Si es tu caso, dicha sustancia te permitirá desconectar y centrar tu mente en las manos de la masajista recorriendo suavemente tu cuerpo.

Nuestro día a día puede pasarnos factura. El estrés provocado por una dura jornada puede superarnos, siendo el protagonista de nuestro masaje erótico. Para dejarlo a un lado durante la sesión, el dulce olor del Ylang Ylang es la elección perfecta. El aroma puede incluso llegar a hacer desaparecer la ansiedad y el estrés, generando uno de los placeres más gustosos.

Masajes Hotel te ofrece la posibilidad de pasar un momento de placer y sensualidad únicos. Al escoger tu masajista erótica y entorno ideales, no te olvides de complementar el ambiente con el aroma que prefieras. Con él, sentirás sus manos con mucha más intensidad y placer.