Las mejores técnicas del masaje erótico

Las manos de nuestras masajistas son una magnífica herramienta, puesto que las utilizan de forma correcta y profesional. En los masajes eróticos el roce es algo más que una simple caricia. Muchas de las técnicas procedentes de los masajes clásicos pueden ser aplicadas igualmente, en lo que los masajes eróticos disponen de una gran riqueza de estructuración. Sin embargo, existe una diferencia fundamental entre ellos: la intención.

Mientras que el masaje clásico está pensado para tratar dolores musculares y tensiones, el masaje erótico sirve para potenciar el placer. Aunque algunas técnicas puedan aprovecharse, la ejecución es también ligeramente diferente. Veamos cuáles son las mejores técnicas de masaje erótico:

  • Pases o roces: al poner en práctica esta técnica, nuestras masajistas eróticas desplazan sus finas manos, con movimientos suaves y rítmicos, por encima de tu piel. De hecho, ellas suelen empezar el masaje erótico con esta técnica, que permite que tu cuerpo se adapte al contacto y calentar tanto la piel como los tejidos. Además, también puede utilizarse como paso intermedio entre otras técnicas o al cambiar de parte del cuerpo. Las manos de nuestras masajistas siempre se ajustan a los contornos de tu figura, cambiando la intensidad de los pases o roces en las articulaciones y las zonas óseas.
  • Arrastres: cuando se trata de las zonas laterales del cuerpo, nuestras masajistas eróticas realizan la técnica del arrastre, un complemento ideal para los pases.
  • Amasamientos: los amasamientos relajan los tejidos y son muy apropiados para realizar sobre todo en las zonas del cuerpo más musculosas y carnosas, como los brazos, las piernas y los glúteos. Nuestras masajistas eróticas sujetan el tejido con una de sus manos, junto con algo de carne, presionan ligeramente y después deslizan por encima la otra mano. Sueltan la primera mano en cuanto la segunda entra en acción. Los amasamientos calientan la zona en cuestión e incrementan el riego sanguíneo.
  • Sacudidas: a diferencia de los amasamientos, las sacudidas ejercen su presión con más profundidad. Ellas frotan despacio y con fuerza las eminencias tenares del pulgar sobre tus músculos, dejando que tú mismo regules la intensidad que te sea más cómoda.
  • Percusiones: aunque su nombre nos haga pensar lo contrario, esta técnica de masaje erótico resulta muy agradable. Ellas utilizan los bordes exteriores de las manos, con los dedos estriados, para percutir de forma alternativa en tu cuerpo al tiempo que las manos van desplazándose. Esta técnica resulta muy estimulante, puesto que las zonas se aceleran con la vibración de los movimientos.

Con la utilización de estas técnicas del masaje erótico y muchas más, nuestras masajistas consiguen llenar tu cuerpo y espíritu de sensaciones, convirtiendo una jornada rutinaria y monótona en algo excitante y lleno de placer.