La intimidad como reflejo de confianza, aceptación y erotismo

Es una clara evidencia que, en un contexto de puro erotismo, la intimidad juega un papel esencial. La verdad, es una de las características principales de una actividad erótica, una de las premisas básicas que deben cumplirse para que todo sea un éxito. La intimidad incluye la donación de nuestro cuerpo a la persona con la que compartimos un encuentro erótico, algo que no deja de ser el puro reflejo de nuestra confianza y aceptación. Es más, mantener una buena intimidad consigue aumentar los beneficios del erotismo, creando un trato totalmente personalizado, de conexión y comunicación.

Para conseguir el perfecto masaje erótico, debemos cuidar meticulosamente la intimidad del ambiente. Sin embargo, en primera instancia debemos tener en cuenta qué significa la intimidad en el sí de un acto erótico:

  • La intimidad como aceptación: a través de las caricias, de la mirada y de la comunicación, ya sea verbal o no verbal, expresamos aceptación en el sí de la intimidad erótica. En el trascurso de un masaje erótico, sobre todo cuando se realiza en pareja, los gestos, las técnicas y la actitud del momento denotan aceptación hacia la otra persona. El afecto, ya sea permanente o puntual, es una de las principales sensaciones que despierta esta acepción de la intimidad.
  • La intimidad como confianza: recibir o realizar un masaje erótico es un símbolo de confianza, de seguridad y comodidad. La verdad, muchas personas no consiguen confiar en los demás, una parte de ellos no les permite fiarse de su ser. El masaje erótico, sumergido en la intimidad, ayuda a crear esa sensación de confianza que les falta a muchas personas.

La falta de intimidad en el trascurso de un masaje erótico puede obstaculizar todo tipo de comunicación, ya sea emocional o corporal. Y es que la intimidad también supone erotismo. Gestos, palabras y susurros despiertan un ambiente íntimo y propician la excitación de las personas, y más si se encuentran en pleno masaje erótico.

Patty, Chanel, Amanda, Diana, Amy, Paloma, Mika, Sofía y Angelika saben cómo apreciar los poderes de la intimidad. Ellas pueden desplazarse a tu hotel para que puedas disfrutar de tu masaje erótico sin tener que moverte de tu ambiente más íntimo. Desde Masajes Shiva te ofrecemos la grata posibilidad de recibir el masaje erótico más completo de nuestra carta en la comodidad de tu habitación de hotel. La calidad, la belleza y la sofisticación se reunirán en tu intimidad, proveyéndote de los movimientos más finos y las sensaciones más placenteras. Allí, en la comodidad de tu habitación, podrás liberarte de las tensiones diarias y vibrar con un masaje erótico que nunca habrías imaginado. Sumérgete en un mar de puro erotismo e intimidad.