Podofilia, la pasión por los pies

En ocasiones, algunas partes del cuerpo humano nos despiertan más pasión, más erotismo y más sensualidad que otras. De entre ellas, podemos destacar los labios, la lengua, las manos, los pechos, los pectorales,… diferentes en ambos sexos. Pero, ¿sabías que los pies también pueden despertar el deseo erótico interno de algunas personas? Según leyendas urbanas, Andy Warhol y Elvis Presley formaban parte de este grupo, así como Fedor Dostoyevsky y Quentin Tarantino. Les fascinaban los pies, estaban obsesionados por ellos e incluso les rendían homenaje en sus obras de arte. A este deseo erótico por los pies se le llama podofilia (pasión erótica por las extremidades inferiores).

Como los ejemplos, la mayoría de personas que padecen podofilia son hombres. La verdad, algunos han afirmado que observar los pies femeninos les produce placer, que podrían pasar horas y horas tan sólo mirándolos, analizando su forma y su textura. Incluso lo describen como una de sus mejores experiencias eróticas. Así, son casi como los fetichistas, que únicamente necesitan un objeto, una sustancia o una parte del cuerpo en particular para alcanzar la máxima excitación erótica. Y, aunque pueda parecer realmente curioso, cada vez esta pasión por los pies es más y más frecuente. De hecho, películas, series y bares de strippers suelen potenciar mucho esta parte del cuerpo, que se está estableciendo como uno de los símbolos principales del erotismo. Y, como no, en la actualidad las redes sociales no podían quedar atrás. Además de las habituales redes de citas, ahora también se han extendido mensajes que solicitan pies femeninos bonitos para ser observados.

Sin embargo, los pies no son la única parte del cuerpo que tiene importancia en la concepción del erotismo. La verdad, todas las zonas erógenas de ambos sexos son importantes, además de las no consideradas erógenas. Así pues, en el masaje erótico todo importa. Aunque nunca se dejan los pies, nuestras masajistas juegan con todas las partes de tu cuerpo, las acarician, las rozan, las agarran y las cuidan. Con sus finas y jóvenes manos, se pasean por cada rincón de tu figura y encuentran aquellas zonas que más placer te despiertan, que más deseo te producen. Su profesionalidad y experiencia les permite identificar aquello que te gusta. A través de los efectos en tus sentidos, ellas se comunican con tu cuerpo y detectan tus instintos más eróticos.

Para disfrutar de una velada perfecta, ya sea de forma individual o en pareja, en Masajes Shiva tenemos la solución: escoger uno de los masajes eróticos de nuestra carta, elegir la masajista erótica que más excitación te despierte y dejarte llevar. Una vez estirado en el futón, solamente deberás relajarte, olvidarte de las preocupaciones y concentrarte en el masaje erótico.